¿Quieres desarrollar habilidades socioemocionales en los estudiantes? Enfócate en la educación artística

aprendizaje socioemocional.png

Las lecciones de arte son un excelente vehículo para enseñar habilidades socioemocionales.

Imagen: Bigstock

Un estudio realizado por la Universidad de Chicago e Ingenuity, una organización sin fines de lucro, investigó la relación entre el aprendizaje socioemocional (SEL, por sus siglas en inglés) y la educación artística y su impacto en el desarrollo integral de los estudiantes.

Durante años, la educación ha desempeñado un papel fundamental en hacer de sus estudiantes buenos miembros de la sociedad al enseñarles las habilidades que necesitarán para tener éxito en el futuro. En ese aspecto, incluir artes en el plan de estudios puede mejorar tales habilidades y conocimientos, a la vez que ayuda a los estudiantes a desarrollar su aprendizaje socioemocional.

El estudio señala que las artes son fundamentales para este tipo de aprendizaje. Por ejemplo, aprender una nueva técnica de pincelada puede ayudar a desarrollar habilidades como el autocontrol y la concentración; aprender una nueva rutina de baile puede desarrollar disciplina en el alumno; las obras de teatro pueden desarrollar la paciencia, al ensayar la misma escena varias veces y la empatía, al tratar de comprender lo que el personaje está sintiendo. Estos ejemplos ilustran que cada práctica artística es parte de un proceso artístico más extenso.

Los investigadores del estudio identificaron diez experiencias de desarrollo que fueron particularmente poderosas para el aprendizaje y el desarrollo de los jóvenes, incluyendo el desarrollo de competencias socioemocionales. Estas diez experiencias de desarrollo incluyen: cinco experiencias de acción (encuentro, mejora, elección, práctica y contribución) y cinco experiencias de reflexión (descripción, evaluación, conexión, visión e integración).

El arte tiene diferentes vertientes, como lo son la música, danza, teatro y las artes visuales, lo que permite a los estudiantes la oportunidad de encontrar, mejorar y experimentar con nuevos roles, materiales, medios y conceptos para expresarse. También ofrecen a los jóvenes muchas oportunidades para elegir cómo quieren participar o expresarse, con qué materiales trabajar, cómo aplicar el color en una pieza de arte o cuándo salir a escena. Las oportunidades para practicar también son abundantes, ya sea practicando una pieza musical, ensayando una obra de teatro o un conjunto de pasos de baile. Finalmente, la educación artística ofrece a los jóvenes innumerables oportunidades para contribuir a algo más grande que ellos mismos, como un concierto de banda o una producción teatral, donde se expresen diferentes puntos de vista sobre cuestiones sociales importantes.

Del mismo modo que la educación artística necesita prácticas artísticas para desarrollarse, el aprendizaje socioemocional necesita a su vez, componentes socioemocionales que suceden en las prácticas artísticas porque estas se refuerzan mutuamente.

Competencias socioemocionales

Los tres grupos de competencias socioemocionales más prevalentes, según el estudio, son las intrapersonales como la autogestión y la disciplina, las interpersonales como las habilidades sociales y de relaciones, y la autoexpresión junto con la identidad. Estos tres dominios pueden hacer que los estudiantes se conozcan mejor a sí mismos y a los demás, a la vez que están más orientados a sus objetivos, tanto profesionales como personales.

Estas competencias van de la mano con la educación artística porque ayudan al alumno a comprender mejor su desarrollo emocional. Además, la educación artística ofrece actividades orientadas a objetivos que hacen que el estudiante esté más preparado para "el mundo adulto". Un ejemplo es la actuación; si el estudiante participa en una obra de teatro, puede practicar la empatía, el trabajo en equipo y la responsabilidad, habilidades que son esenciales para el mundo laboral.

Además, una gran ventaja de la educación artística es que ayuda a los estudiantes a desarrollar una mejor brújula interna gracias a competencias socioemocionales como la autoexpresión y la identidad. La conexión personal y emocional que da una actividad artística, motiva a los alumnos a tomar riesgos y explorar diferentes identidades culturales, dando un sentido más integral de sí mismos.

Foto: Bigstock

Foto: Bigstock

El rol del docente en el aprendizaje socioemocional

Aunque la educación artística permite a los estudiantes desarrollar muchas de las habilidades necesarias para su futuro profesional y personal, también puede tener un efecto negativo en la experiencia de aprendizaje del estudiante.

Las artes tienen el potencial de mejorar la positividad del desarrollo socioemocional en los estudiantes o la negatividad de este; todo depende de la experiencia del estudiante. Por ello, es necesario tomar en cuenta que cada proceso artístico, en sus diferentes formas, tiene un componente socioemocional que afecta la experiencia del estudiante. Por ejemplo, un estudiante que ha tenido una mala experiencia en una obra de teatro puede desarrollar ansiedad al comunicarse en público.

En este aspecto, los docentes juegan un papel crítico ya que pueden influir en la forma en que el alumno experimenta cada actividad. Los docentes también ayudan a crear un ambiente de aprendizaje e influir en la forma en que el estudiante decide participar en diferentes actividades. El estudio señala que “la forma en que un instructor enseña a menudo es más importante de lo que enseña". Es por eso que los cursos de arte deben adaptarse a los diferentes intereses, habilidades y personalidades de los estudiantes; diferenciar y reconocer las escaseces y aptitudes de cada estudiante es esencial.

Una experiencia holística de aprendizaje a través de las artes

Las artes son un excelente vehículo para desarrollar el crecimiento social y emocional de los estudiantes debido a la amplia gama de experiencias individuales posibles, mucho más holísticas, que se pueden desarrollar gracias a ellas.

Dado que la educación artística ha evolucionado a través de los años, han surgido nuevas investigaciones emergentes que estudian la conexión de la educación artística con los aspectos cognitivos, emocionales y sociales-relacionales de los alumnos. Estos estudios concuerdan que su contribución a la educación de los jóvenes resulta en un mejor aprendizaje socioemocional, brindando las habilidades que necesitarán en su vida adulta.


Referencias: 

Farrington, C. A., Maurer, J. R., McBride, M. U., Nagaoka, J., Puller, J., Shewfelt, S., . . . Wright, L. (n.d.). ARTS EDUCATION AND SOCIAL-EMOTIONAL LEARNING OUTCOMES AMONG K–12 STUDENTS: DEVELOPING A THEORY OF ACTION. Retrieved from https://consortium.uchicago.edu/sites/default/files/2019-05/Arts Education and Social-Emotional-June2019-Consortium and Ingenuity.pdf

Jones, S. M., & Kahn, J. (2017). The Evidence Base for How We Learn: Supporting Students Social, Emotional, and Academic Development. Consensus Statements of Evidence from the Council of Distinguished Scientists. Place of publication not identified: Distributed by ERIC Clearinghouse.

Allensworth, E. M., Farrington, C. A., Gordon, M. F., Johnson, D. W., Klein, K., McDaniel, B., & Nagaoka, J. (2018). Supporting social, emotional, & academic development: Research implications for educators. Chicago, IL: University of Chicago Consortium on School Research.

Berman, S., Chaffee, S., & Sarmiento, J. (2018). The practice base for how we learn: Supporting students’ social, emotional, and academic development. Washington, DC: National Commission on Social, Emotional, and Academic Development.

Foster, E. M., & Marcus Jenkins, J. V. (2017). Does participation in music and performing arts influence child development? American Educational Research Journal, 54(3), 399–443.