Universidades listas para ofrecer carreras en desarrollo de videojuegos

carreras videojuegos

La oferta educativa está cambiando para preparar profesionales que desarrollen videojuegos.

Foto: Bigstock

La industria de los videojuegos ha cambiado mucho en las últimas décadas. Ha pasado de ser un producto de nicho cuya producción apenas necesitaba un grupo pequeño de personas a ser un sector enorme más grande incluso, que el negocio del cine y la música juntos.

Tan solo en Estados Unidos se facturaron 211 billones de dólares en ventas de videojuegos y la cantidad de puestos de diseñador de videojuegos, que es solo uno de los ahora cientos de trabajos que ofrece el sector, creció un 7 % en los últimos tres años.

La razón por la cual la disponibilidad de puestos en este sector está aumentando, es por la alta demanda de los videojuegos como producto. Cerca de 17 millones de personas entre 16 y 54 años, han jugado videojuegos en el último año. Con estas cifras ya hablamos de la producción de juegos para consumo masivo.

Un cambio así en el mercado tiene repercusiones en la oferta educativa general de nivel superior. ¿Qué están haciendo las universidades para preparar profesionales que se puedan integrar a la industria de los videojuegos?

Un sector en pleno crecimiento

De la misma forma que el consumo y producción de videojuegos ha ido creciendo a pasos agigantados, también el número de compañías que los hacen y la cantidad de personas que emplean aumenta; la oferta educativa ha cambiado acorde a este crecimiento.

Hace diez años solo se podían encontrar carreras que capacitaran en el diseño de videojuegos en universidades selectas, hoy en día hay suficiente universidades que ofrecen carreras y programas para la producción de videojuegos que existen no en una, sino en dos listas compiladas por sitios de renombre y especializados donde se mencionan las mejores universidades para estudiar carreras orientadas al diseño y desarrollo de videojuegos.

Ambos conteos superan las 70 universidades y esto es solo para las carreras que están enfocadas directamente al diseño y desarrollo de videojuegos. Pero la industria de los videojuegos necesita de otros tipos de profesionales para sustentarse, como por ejemplo los artistas, animadores y guionistas. Es por eso que son cada vez más las carreras y programas que están siendo incluidos en las universidades para ofrecer a los alumnos una formación más enfocada para desempeñarse dentro de esta industria.

Por otro lado, el nivel de educación en este rubro también ha subido significativamente, más de un tercio de los profesionales en desarrollo y diseño de videojuegos cuentan con una maestría o un doctorado.

Un juego de habilidades

Un diseñador de videojuegos realiza las funciones de una analista de datos, un graficador es capaz de mapear niveles y un programador escribe el código sobre el que se construirá el juego. Por lo mismo, es imperativo que el profesionista de este sector sea capaz de desempeñarse en diversos roles, coordinarlos para cumplir los objetivos y trabajar colaborativamente con los demás miembros del equipo.

En teoría, se trata de un trabajo con vigencia internacional, dado que el código trasciende las barreras lingüísticas, esta es una de las razones principales por las que el negocio de los videojuegos ha crecido exponencialmente.

La gran mayoría de los profesionales que trabajan en la industria de los videojuegos comenzaron como jugadores que posteriormente entraron al mercado laboral para producirlos. La transición de jugador a desarrollador es relativamente corta, es fácil aprender cuando se siente pasión por el trabajo y el campo profesional de los videojuegos tiene uno de los más altos niveles de amor por el trabajo por parte de quienes lo realizan. Este es otro de los motivos fundamentales por los cuales podemos hablar de un crecimiento explosivo en esta industria.

Gracias a esto, los videojuegos han podido explorar otros propósitos más allá de entretenimiento, como la enseñanza y el aprendizaje, por ejemplo. El enfoque didáctico del aprendizaje basado en juegos, en su edición 4.0, es uno de los nuevos usos de esta tecnología que representa nuevos retos para la industria.

Esto marca la llegada de nuevos retos, siendo el principal el formar a los nuevos profesionales del desarrollo de videojuegos con competencias y habilidades tanto técnicas como humanísticas. Los videojuegos ya no tienen un solo propósito, tienen muchos, algunos de ellos con aplicaciones que aportan a necesidades concretas como la educación, la medicina, la reducción de estrés y más, están trazando una nueva senda al progreso en diversas áreas. Y la mejor parte es que este camino será divertido.