Un paseo por la educación del futuro

Especial CIIE 2018

Colocarse unos lentes para ingresar a un aula virtual como un avatar para presentar un examen, aprender las partes de una célula desde tu teléfono o tomar una clase con un maestro que aparece en una pantalla como si fuera un holograma ya no es cuestión de una película de ciencia ficción, sino parte de lo que se encuentra dentro del 5o Congreso Internacional de Innovación Educativa.

Al recorrer pasillos, aulas y auditorios que tienen actividades dentro del programa del Congreso, los visitantes encuentran una exposición de distintas herramientas tecnológicas y de metodologías y estrategias de aprendizaje dejan la sensación es de que el futuro de la educación no será muy distinto a lo que puede encontrarse por aquí.

“Está muy interesante, está muy a la vanguardia en todos los temas, porque están toda las nuevas tecnologías”, dice Elsa Barrientos, diseñadora instruccional en la UDEM, quien es asistente al CIIE. “Ahorita los niños nacen con iPads en las manos, todo esto nos refresca mucho”, agrega.

Fotos por: Abraham Vázquez

Fotos por: Abraham Vázquez

Desde el lunes y hasta este miércoles, más de 3 mil 600 docentes, educadores, profesores y líderes en el área de educación provenientes de 550 instituciones de 32 países participan en este evento que tiene su sede en el Campus Monterrey. Esta cifra superó la asistencia del Congreso en su pasada edición que reunió a más de 2 mil 900 asistentes provenientes de 29 países.

Durante el día, se observan los grupos de visitantes que van y vienen por las instalaciones del Tec de Monterrey para acudir a las más de 600 actividades entre conferencias magistrales, entre ellas de un Premio Nobel de Física, ponencias de investigación e innovación, paneles, presentaciones de libros, talleres y mesas de networking.

En el pasillo que une a la Arena Borregos con la Biblioteca se han instalado carpas donde los visitantes pueden encontrar algunas de las últimas tecnologías que se están aplicando a la educación.

La tecnología de nada sirve si no le pones la parte humana

Algunos visitantes que pasan por aquí, aprovechan para detenerse ante alguna tecnología que llama su atención, se llevan información o toman fotos con sus teléfonos inteligentes. Aún sin ser docente, es fácil sentirse atraído por lo que aquí se ofrece: aparatos educativos que parecen videojuegos, plataformas para educación y hasta módulos de firmas como Google y X-Box.

Elsi Molina, profesora de biología y desarrollo sustentable del Tec de Monterrey, señala que este año ha comenzado a trabajar con sus alumnos con una aplicación que permite ver desde sus teléfonos distintos elementos de una célula.

“Ahora los chicos bajan un app a su teléfono y ellos pueden ver en su pantalla del teléfono una célula y sus partes. Lo que percibí es que los chavos se emocionan por el hecho de que no lo están viendo en el libro”, cuenta Molina, quien muestra a los visitantes la app desde su teléfono.

Claudia Chamorro, coordinadora académica de cursos FIT del Tec de Monterrey, señala que estas tecnologías han sido desarrolladas por la institución, dependiendo la necesidad de cada curso y cada uno acompañado con una metodología.

Si bien los aparatos tecnológicos son los que saltan a la vista y atraen la atención de muchos de los visitantes, cuando se preguntan por detalles, lo que resalta es el trabajo pedagógico que hay detrás para que las herramientas den resultados en el proceso de aprendizaje. 

“La tecnología de nada sirve si no le pones la parte humana”, dice Mónica Contrino, coordinadora académica de los cursos FIT del Tec de Monterrey.

Esa preocupación por la parte humana es lo que ha abarrotado el auditorio de la Biblioteca, durante la tarde del lunes. A pesar del viento frío que se siente cuando empieza a caer la noche, al interior de este auditorio se siente un ambiente cálido previo a la conferencia “Cómo potenciar el aprendizaje en cada alumno”, a cargo de Yanel González, facilitadora de mindfulness por UCLA.

Durante la conferencia se abordan conceptos que tienen que ver con las emociones que hay en el aprendizaje, como la educación socioemocional y el bienestar. Es una contraparte necesaria a la tecnología, un complemento, que a pesar de tanta tecnología no se puede quedar atrás.

El intercambio entre los profesores y académicos agrega un tercer ingrediente al de la tecnología y las metodologías educativas. En el Congreso también se aprende entre colegas y entre pares.

“Acabo de conocer a unos profesores de la UNAM que presentaron un póster de un software que desarrollaron y también en la tarde estuve interactuando con unos profesores colombianos”, dice Dan Marrón, profesor de la Prepa Tec Campus Ciudad de México.

En el evento todos tienen algo que aportar. Sea una experiencia educativa en condiciones de vanguardia o intercultural. Así, desde Colombia, Yuli Bailarín comparte un poster con “La Experiencia Educativa como Estudiante Indígena de Pedagogía Infantil: Una Apuesta de Resiliencia y Transformación”.

Vestida con un atuendo típico de la comunidad Embera Katío de Fortino, Antioquia, esta estudiante de licenciatura señala que trabaja con niños de 3 a 5 años para conservar sus tradiciones orales en español como de su pueblo, en Eyabida.

“Esta es una oportunidad para presentar mis experiencias”, dice Bailarín. “Es muy importante porque hablo de rescatar nuestra cultura, no podemos perder nuestra cultural”.

El número de eventos y conferencias hacen imposible a los asistentes abarcar toda la programación como muchos quisieran. Hay que seleccionar entre las conferencias y los talleres aquellos a los que a cada uno le interesan y darse el tiempo de acudir temprano, porque se llenan. El entusiasmo por aprender está por todos lados y contagia a los maestros e investigadores que asisten y tienen una oportunidad de volver a sentirse como alumnos.

“Este Congreso me parece que cubre una tremenda necesidad que existe en la región para aunar a personas que tienen el interés de innovar sus prácticas educativas, tanto a nivel micro, con sus experiencias, como en cuestiones más específicas que tienen que ver con software con mayor impacto, el congreso me parece pertinente y necesario”, Marisa Guzmán, de Santiago de Chile, Universidad Católica Silva Henríquez, de Chile.

Por pequeña o grande que sea la escuela en la enseñan, docentes y pedagogos que vienen aquí se muestran interesados en conocer detalles de lo que está en la vanguardia en educación. Después de todo, quienes visitan este Congreso saben que tienen una cita con la transformación de la enseñanza.