Tres pasos para convertirte en autor de recursos educativos abiertos

Tres pasos para convertirte en autor de tus propios recursos educativos.jpg

“Los profesores deben saber que toda su producción intelectual y creativa puede ser protegida y diseminada alrededor del mundo para compartirse con otros docentes”.

Los docentes generan un sin número de materiales educativos que comparten con sus alumnos cada ciclo escolar. Desgraciadamente, la mayoría de estos recursos tan valiosos permanecen resguardados en un cajón. Pocos profesores tienen en mente que sus materiales didácticos pueden ser conocidos, compartidos y utilizados por otros docentes alrededor del mundo, dando crédito al autor original. ¿Cómo puede un profesor convertirse en autor de sus propios recursos educativos? ¿Qué habilidades digitales requiere para lograrlo? Las respuestas a estas interrogantes las comparto a continuación.

Los profesores deben saber que toda su producción intelectual y creativa puede ser protegida y diseminada a través de los siguientes pasos:

1. Identifica los recursos o materiales educativos que tienes y que te gustaría compartir.

Si tienes problemas identificando cuáles podrían ser esos recursos educativos, ¡no te preocupes! Te comparto algunos ejemplos para facilitarte este proceso. Todos tus materiales educativos son susceptibles a convertirse en un recurso educativo abierto: los ejercicios de matemáticas financieras, las presentaciones en Power Point para la materia de biología, las guías didácticas de la clase de español, las monografías del curso de historia, los materiales fotográficos de una actividad de laboratorio, las actividades de aprendizaje diseñadas en un taller, los videos de introducción a un curso, las evaluaciones o exámenes de ciencias, etcétera.

 “Los recursos educativos abiertos (REA) son materiales didácticos, de aprendizaje o investigación que se encuentran en el dominio público o que se publican con licencias de propiedad intelectual que facilitan su uso, adaptación y distribución gratuitos”.

 - UNESCO 2019 -

2. Selecciona la licencia de acceso abierto más conveniente

Las licencias de acceso abierto ofrecidas por la organización Creative Commons, aseguran a los creadores la protección de sus derechos como autor. Permiten compartir, usar, modificar o reutilizar recursos educativos, siempre y cuando los usuarios atribuyan y den reconocimiento al autor, de acuerdo al tipo de licencia elegida por el creador de la obra.

Existen seis tipos de licencias Creative Commons y se basan en cuatro condiciones:

  1. La primera condición es la atribución, la cual asegura se dé crédito siempre al autor por la obra.

  2. La segunda es compartir igual, donde se permite que otros compartan, distribuyan o muestren la obra en su forma y contenido original o la puedan modificar.

  3. La tercera es no comercial, esta condición deja que el material se distribuya, muestre o presente para cualquier propósito que no sea comercial.

  4. La cuarta condición es no derivado, permitiendo que otros copien, distribuyan o realicen solo copias originales de su trabajo, con la posibilidad de modificarlo siempre con su permiso.

Si aún tienes duda, puedes utilizar este simulador que, en tres pasos, te guiará para seleccionar y elegir la licencia abierta que más te convenga.

En este punto aún no podemos decir que tu material educativo es un recurso educativo abierto, hasta que dicho material tenga una licencia y esté a disposición de todos los interesados a través de diferentes medios electrónicos y digitales, en especial, en algún repositorio digital del cual hablaré en el siguiente punto.

3. Diseminación a través de un repositorio digital.

Un repositorio digital es un espacio virtual donde se almacena, organiza y disemina información o contenidos digitales, con la posibilidad de acceder a ellos de manera fácil, sin restricciones y en todo momento.

Existen diferentes tipos de repositorios, algunos organizan y conservan específicamente algún tipo de contenido digital alrededor de un tema o tópico, por ejemplo, el repositorio digital RELACE, enfocado en almacenar y organizar únicamente eventos y convocatorias educativas originadas en Latinoamérica (repositorio temático), otros son desarrollados por instituciones o centros de investigación para que su comunidad académica pueda preservar, organizar y diseminar sus aportes al conocimiento en diferentes disciplinas, por ejemplo, el Repositorio Institucional del Tec de Monterrey (repositorio institucional).

La proyección y diseminación de los materiales educativos en estas plataformas virtuales son el mejor medio para compartir a la comunidad académica y sobre todo al público en general recursos académicos o educativos de alto valor y utilidad

Con la consideración de los tres pasos descritos anteriormente, los profesores podrán convertir sus documentos y materiales académicos en recursos educativos abiertos, con la seguridad y el reconocimiento como autor y propietario intelectual de los mismos, además de la oportunidad de diseminar su trabajo como docente y contribuir con el movimiento educativo abierto, para apoyar la democratización del conocimiento en la sociedad de la información. Los profesores pasan de actuar localmente, a impactar e influir globalmente en los procesos de enseñanza-aprendizaje a través de la diseminación, uso y aplicación de los recursos educativos abiertos en el aula.

Habilidades digitales para crear recursos educativos

Las habilidades digitales y el uso de las tecnologías de la información permiten al usuario crear, producir, transformar y reutilizar cualquier tipo de contenido digital por medio de una amplia gama de dispositivos tecnológicos. En el caso de los docentes, es importante que desarrollen las siguientes habilidades para la construcción de recursos educativos abiertos.

  •  Identificar contenidos educativos en bases de datos y repositorios

En una sociedad del conocimiento, la información y el contenido académico es abundante; el reto es saber encontrar la más adecuada y elegir dentro de bases de datos virtuales y repositorios digitales. Para ello, te recomiendo revisar Google Académico, un explorador que te ayudará a encontrar artículos científicos en tu idioma, relevantes y revisados por pares, incluidos en revistas nacionales e internacionales. Por otro lado, existen repositorios institucionales como el del Tec (RITEC) donde se le da visibilidad a la producción científica generada por su comunidad académica y el acceso a dichos recursos a todos los interesados. En México existe un Repositorio Nacional que reúne las bases de datos de 96 repositorios institucionales (centros de investigación e instituciones de nivel superior), sumando más de 78 mil recursos disponibles para tu consulta.

  •  Crear cuestionarios o exámenes en línea o en papel

Si crear un examen que cumpla con el objetivo de evaluar a los estudiantes es complicado, mucho más es el hecho de calificarlos y asignarles una nota. Para ello, existen software intuitivos y con licencias abiertas que te pueden hacer la vida más fácil y ahorrarte tiempo. Entre ellos está QuestBase que te permite diseñar y construir exámenes, cuestionarios y otros tipos de formularios para aplicarlos en clase como apoyo a tu práctica docente.

  •  Editar videos

Tus clases no tienen que ser tediosas o aburridas, la comunicación con tus alumnos puede ser asincrónica a través de la grabación y edición de videos desde tu celular o PC, en donde puedes mandar mensajes, actividades, instrucciones y apoyos de tu clase. Los programas gratuitos o con licencia libre, son una buena opción para empezar a editar tus videos. El programa OpenShot es fácil de usar y con una interfaz intuitiva que permite editar un video desde cero.

  •  Utilizar procesadores de texto alternos

La mayoría de los contenidos educativos están en formato de texto, el uso de programas o licencias de pago para la creación de textos no debe ser un problema. Ya sea por los altos costos de los softwares disponibles en el mercado o por la imposibilidad de conseguirlos por otros medios, las opciones para usar procesadores de texto alternos a los ya conocidos es una opción viable para todo el público. Existen programas como WPS Office, que en su versión gratuita tiene todo lo necesario para editar, crear o reutilizar contenidos en formato de texto, además de editores de presentaciones y hojas de cálculo.

Te invitamos a explorar la información de cada uno de los pasos descritos y a contactarme para poder llevar estas actividades a tu universidad, instituto o centro escolar de manera virtual o presencial. Que el conocimiento no se quede archivado en tu escritorio, compártelo con el mundo y deja que el mundo te reconozca.

 

Acerca del autor

Antonio Canchola (antonio.canchola@hotmail.com) se ha desempeñado como profesor universitario y director escolar. Actualmente es doctorante en el programa de Doctorado en Innovación Educativa del Tecnológico de Monterrey. Sus líneas de investigación son: alfabetización digital, andragogía digital y lifelong learning.

Referencia

UNESCO (2019). Recursos educativos abiertos. [online] UNESCO. Available at: https://es.unesco.org/themes/tic-educacion/rea [Accessed 26 Jun. 2019].

Cita recomendada para este artículo

Canchola, A (2019). Tres pasos para convertirte en autor de tus propios recursos educativos. Edubits. Recuperado el 29 de julio 2019 de https://observatorio.tec.mx/edu-bits-blog/tres-pasos-para-convertirte-en-autor-de-tus-propios-recursos-educativos

 

Más sobre este tema