¿Qué son los eSports y por qué cada vez más universidades se interesan en ellos?

eSport tournament Overwatch League

Un nuevo mecanismo de captación de capital y alumnado ha llegado a la escena universitaria: Los eSports.

Foto: El Desmarque eSports.

Los eSports son la práctica de jugar videojuegos a nivel competitivo, ya sea ameteur o profesional, los competidores se organizan en ligas y torneos. No se limitan a un solo género de videojuegos, dado que todos los juegos con los que se organicen competencias entran en la definición de eSports, no solo los juegos de deportes.

Este sector se considera un fenómeno en términos de crecimiento. La economía alrededor de este nuevo deporte presenta un crecimiento anual del 38 %, actualmente su valor neto circunda cerca del billón de dólares.

Esto se debe a que tienen el mismo modelo de negocio que los deportes tradicionales. La mayoría de sus ganancias provienen de la publicidad, los patrocinios, los derechos de transmisión y las licencias de mercancía. Sin embargo, estaríamos aún hablando de un alcance limitado para los eSports de no ser por el avance de la tecnología, que en la última década ha mejorado suficiente como para permitir las transmisiones online de alta duración necesarias para cubrir los torneos.

Es notorio que desde el punto de vista económico, tener un equipo de eSports puede ser tan provechoso para una universidad como lo sería tener un equipo de baloncesto o fútbol americano. Pero, ¿qué beneficios ofrece a los estudiantes participar en competencias de eSports? ¿Podríamos hablar de ventajas similares a las que ofrecen los equipos de deportes tradicionales? Hoy en día las universidades están preparadas para ofrecer a esta nueva clase de atletas, programas educativos de alta calidad y atractivas rutas profesionales con las que pueden forjarse una carrera en el ámbito que deseen o dedicarse de lleno a los videojuegos competitivos.

El perfil del jugador de eSport universitario

A pesar de la noción general de que los videojuegos son mecanismos de esparcimiento que pueden distraer a los estudiantes de sus actividades diarias, jugarlos competitivamente requiere de cierto perfil y el desarrollo de habilidades que, sin duda, tienen utilidad en la vida profesional.

Un jugador competitivo necesita tener un alto nivel de pensamiento crítico y estratégico, debe ser capaz de trabajar bajo presión, poseer un alto grado de comunicación y cooperación con sus compañeros de equipo, con los que desarrollará un sistema de valores, ética y empatía que podrá aplicar en todos los demás aspectos de su vida. En pocas palabras, jugar eSports, desarrolla el mismo tipo de habilidades que los deportes tradicionales.

Algo que no se imagina la gente es que nosotros también entrenamos físicamente. También tengo que ir al gimnasio (...) y también tenemos a psicólogos en el equipo

Sebastian Espinosa, estudiante del Tec y atleta profesional de eSports, habla de su experiencia como jugador de videojuegos competitivos. Sebastián entrena cinco horas diarias, recibe un sueldo y compagina sus responsabilidades con su equipo y con sus estudios.

Para entrar a jugar profesionalmente es como en cualquier otro juego; primero tienes que ser bueno individualmente y aplicar en visorías para entrar a algún equipo

El también miembro de Anáhuac eSports, agregó que el primer paso que los atletas aspirantes deben considerar para entrar jugar profesionalmente es estar convencidos de que es uno de sus objetivos principales en la vida. También comentó que la comunicación y el apoyo de la familia son cruciales para emprender el reto, así como tomar las oportunidades que surjan y perder el miedo a intentar dedicarse a esta línea de trabajo.

Las universidades están reclutando

El crecimiento de los eSports como actividad económica ha motivado a universidades a ofrecer programas académicos y becas para los atletas que busquen usar su habilidad con los videojuegos para cursar una carrera.

En los Estados Unidos, la Universidad Robert Morris ofrece una beca de 19,000 dólares a los miembros de su equipo de League of Legends, mientras que la Universidad Irvine de California mantiene hasta diez becas para atletas de eSports y recibe un patrocinio de compañías de desarrollo informático y de videojuegos para abrir una arena de eSports con valor de 250,000 dólares.

En China, la Escuela Técnica de Lanxiang cuenta con un programa de tres años para desarrollar las habilidades de juego competitivo en los estudiantes. La meta es capacitar a los alumnos para integrarse a la industria de los videojuegos, que proyecta emplear 260,000 personas en los próximos años, tan solo en este país.

En México, el Tec de Monterrey es líder en el desarrollo de espacios para eSports, habiendo celebrado un torneo interno el año pasado y posteriormente participando en el primer torneo nacional con Universidades pertenecientes al CONADIEP, del que salió campeón.

Los eSports ya se han consolidado como una maquinaria eficiente para captar tanto alumnado como capital, para las universidades, se puede afirmar que tienen un futuro dentro de las mismas, el reto más próximo es descifrar cómo el rápido crecimiento de esta industria puede procurar más oportunidades educativas.