Educación para programar: ¿Por qué el currículo escolar necesita código?

robot sobre laptop

Habilidades como el pensamiento lógico, la construcción del discurso y la persistencia se incentivan con el ejercicio de la programación.

Foto: Bigstock

La tecnología forma parte integral de nuestras vidas. La usamos diariamente para diversas tareas; desde el smartphone en el que revisamos nuestro correo, hasta el smartwatch con el que medimos nuestro progreso en el gimnasio. Está presente también cuando lanzamos transbordadores al espacio o para ayudarnos a llegar a nuestro destino en un viaje en auto.

Todas las industrias se apoyan en la producción de software, por lo que, aunque no todos nosotros vamos estudiar una carrera en informática, es importante que entendamos un poco cómo funcionan las herramientas que usamos todos los días.

La necesidad de materias de programación en el currículo escolar, ha sido discutida ampliamente. El aprendizaje en este rubro conlleva beneficios que pueden aprovecharse desde los primeros niveles de estudio, desde fomentar el pensamiento lógico hasta incentivar la resolución de problemas. A continuación listamos algunas de las más importantes ventajas de incluir programación en las escuelas.

Persistencia y calma: el componente humano

Como menciona Cody Swann, CEO de la compañía desarrolladora de software Gunner Technology, programar es la actividad perfecta para aprender sobre persistencia y exactitud. Al momento de producir un código que funciona, no importa qué tan inteligente sea el programador, sino su tolerancia a la frustración, su atención al detalle y su nivel de análisis. Debe ser capaz de encontrar la solución al problema cada vez que el código no funcione, cosa que en las palabras de Swann, es muy frecuente y es parte del trabajo. Programar forma en el estudiante la disciplina de ir más allá y no dar la tarea por terminada hasta que el programa se desenvuelva a la perfección.

El código no tiene emociones. La base de programar es lo correcto y lo incorrecto, no hay espacio para suposiciones.

Lógica y consecuencia: la construcción de ideas

El código es un lenguaje, uno de los más exactos que tenemos. Cuando programamos una aplicación, por ejemplo, solo estamos traduciendo las instrucciones de lo que queremos que un dispositivo haga para que este lo entienda.

El educador y líder de pensamiento EdTech, Michael Cohen, afirma que el desafío de aprender discurso básico se debe a que los componentes fundamentales de la redacción y composición son tanto abstractos como complejos.

La programación y el desarrollo del discurso se complementan entre sí, porque los dos están basados en una estructura de comunicación que comparte ideas y provee de una experiencia.

También explica el valor de enseñar a los niños conceptos básicos de programación desde el nivel preescolar. Sostiene que la única diferencia entre los niños, los jóvenes y los adultos es qué tan complejos pueden ser los programas que se les pida realizar, por lo que pueden disfrutar los beneficios de aprender pensamiento lógico desde que comienzan su educación.

Una cosa es definitiva, con el avance de la tecnología y la creación de software cada vez más responsivo, necesitamos ser más conscientes de cómo funciona aquello que nos habilita a hacer todo lo que hacemos, sino para producirlo, para aprovecharlo al máximo y usarlo en forma segura.