El Tec construye espacio de reflexión en su campus Monterrey

Espacio de reflexión en el Tec de Monterrey

Por: Tec Review

Tras el éxito obtenido con el proyecto “Punto Blanco”, un espacio ubicado en el Tecnológico de Monterrey con la intención de brindar meditación e introspección a docentes y alumnos, la institución creará el “Espacio de reflexión”, un recinto pensado para ayudar a eliminar el estrés y brindar descanso a las largas jornadas diarias de los estudiantes.

El diseño corre a cargo de Alberto Kalach, un reconocido arquitecto mexicano, que entre sus trabajos está la Biblioteca José Vasconcelos, en la Ciudad de México.

Parte de la iniciativa DistritoTec, este lugar buscará fortalecer el modelo de formación integral de la universidad, el cual busca unir tres vertientes fundamentales: mente, cuerpo y espíritu.

Espacio de reflexión del Tec de Monterrey

“La idea principal, es tener un espacio en donde los jóvenes encuentren paz y serenidad dentro de su dinámica y ajetreo diario. Es una estancia sumamente neutra, serena y en donde existirá un nivel de luz controlada para elevar los niveles de relajación, además, será construida con base en acabados naturales. Personalmente me gusta visualizarlo como un templo natural”, señala Kalach.

Se trata de una especie de plaza pública elevada que permitirá a los estudiantes observar el Cerro de la Silla mientras se relajan, descansan, reflexionan, se encuentran a sí mismos y conviven con la naturaleza.

Asimismo, puntualiza que este recinto es la pieza que le faltaba a la universidad, pues ya cuenta con cafeterías, aulas, laboratorios, bibliotecas, pero no con una estancia en donde los alumnos puedan descansar, aclarar sus ideas y aislarse del trajín que produce una vida llena de estudios y preparación.

“Entendemos que los chicos salen de una clase para entrar a otra y tienen muchas actividades y tareas. Es fantástico que ahora contarán con un lugar en donde podrán estar tranquilos”, añade Kalach.

Asimismo, el sitio será pequeño, para 50 o 60 personas. La construcción comenzará el próximo 15 de diciembre y tardará alrededor de un año en quedar lista.

Para finalizar, Kalach agradece la oportunidad de permitirle ayudar a transformar el campus y destaca que ha sido un privilegio trabajar de la mano de una universidad tan prestigiosa como lo es el Tecnológico de Monterrey. “Ha sido muy estimulante trabajar con este equipo de jóvenes que ha conformado el Tec para reformar el campus, nos parece una muy buena idea que se regeneren y sean más permeables y abiertos con la comunidad que los rodea.