Pablo Boullosa: “Tenemos que entender la educación como una historia de crecimiento”

Foto: Tec de Monterrey.

Foto: Tec de Monterrey.

Especial CIIE 2018

Por Asael Villanueva

Dos reyes jugaban ajedrez al mismo tiempo que sus ejércitos estaban en combate y lo que sucedía en la partida era lo que sucedía en el campo de batalla.

Con esta historia, Pablo Boullosa, escritor, educador y periodista, inició su conferencia en el CIIE para dar una lección a su audiencia: así como algo pequeño como el ajedrez tenía repercusiones en algo enorme como la batalla, la educación repercute en el destino de nuestra civilización.

Con un recorrido por historias, cuentos, leyendas y hasta películas, Boullosa explicó cómo éstas son parecidas entre sí y cuentan con una estructura similar. Las historias comienzan en una comodidad ingenua, luego viene una crisis seguida de dificultades, esfuerzo y lucha para obtener al final una conciencia superior.

El escritor afirmó que la educación tiene un proceso similar pues mientras crecemos vamos adquirieron nuevos conocimientos. En entrevista con CONECTA, Pablo mencionó que un buen profesor es aquél que tiene la capacidad de contar historias de esperanza a sus alumnos y no sólo enseñar conocimiento pues en ocasiones los profesores de manera inconsciente pueden transmitir a sus alumnos historias de rencor o desesperanza.

“Hay que tener mucho cuidado con eso, los maestros somos los profesionales de la esperanza y si algo debemos transmitir es eso: esperanza” señaló.

 

La similitud entre las historias

Para Pablo, cuando somos niños, estamos en la etapa mítica en la que creemos en historias como Santa Claus o el ratón de los dientes, similar a una etapa mítica en la que vivieron algunas sociedades del pasado. Conforme el humano va creciendo comienza a leer y a escribir, por lo que buscamos conocer datos más racionales del mundo como en la época donde los griegos buscaban un conocimiento y ahondaban en la filosofía y las artes.

“Hay una historia de crecimiento en nuestra educación, es la única manera de entender la educación”, aseveró Boullosa.

Además, afirmó que hay esquemas que repiten muchas historias como Bambi, donde el personaje principal vive en primera instancia de una manera ingenua y al final obtiene un conocimiento más amplio del mundo. “Esto lo podemos ver en todos lados […] en la Ileada, Dante, Shakespeare e incluso en la historia del Génesis”, afirmó.

El periodista mencionño que Adán y Eva adquirieron una comprensión de sí mismos y el mundo cuando fueron desterrados del paraíso en la historia bíblica de la creación y aseveró que este mismo esquema puede observarse en la ciencia. Por ejemplo, Galileo rompió el esquema de que todo giraba alrededor de la tierra cuando vio las lunas de Júpiter girar alrededor de ese planeta.

“Perdimos la comodidad ingenua de ser el centro del universo, pero ganamos conciencia”, dijo el escritor.

Afirmó además que otros personajes como Darwin hicieron lo mismo al aseverar que el humano no es un caso aislado, sino que viene de un proceso evolutivo, al igual que el resto de las especies. “La idea nociva para la educación es creer que somos o inteligentes o tontos, tenemos que entender la educación como una historia de crecimiento”, afirmó.