“Going Pro Early”: un camino distinto hacia el mundo laboral

bigstock-Mentor-Consulting-Intern-Expla-241219270.jpg

Por muchos años la universidad ha sido el camino por excelencia para obtener un buen trabajo y empezar una carrera profesional pero, ¿qué pasaría si fuera al revés?

Imagen: Bigstock

Una investigación de la Universidad de Kaplan preguntó a 2000 padres americanos su opinión sobre una ruta alternativa para obtener una educación superior y obtener un trabajo: entrar a la fuerza laboral antes de ir a la universidad.

La idea no es eliminar las universidades, los diplomas y certificados seguirán teniendo el mismo valor, simplemente es crear un nuevo camino para que las futuras generaciones se preparen para el futuro laboral.

Según una encuesta de Gallup a 86,000 personas en los Estados Unidos, 58 % de los participantes afirmó que obtener un buen trabajo es su mayor motivación para ir a la universidad, muy por encima de querer aprender por aprender (23 %). Por lo que, ¿realmente sería muy descabellado pensar en un futuro donde se pueda empezar por trabajar?

El concepto “Go Pro Early”

Debido al alto costo de las universidades, los padres están comenzando a cuestionar el valor de la educación superior y buscan cada vez más una opción más asequible que permita a los estudiantes adquirir las habilidades necesarias para desarrollarse en el mundo laboral. Es aquí donde “Go Pro Early” surge como una nueva opción.

El concepto de ser profesionista antes de obtener un título universitario o “Go Pro Early”, por su nombre en inglés, es un programa donde empleadores contratan a estudiantes talentosos directamente de la preparatoria. Se les ofrece trabajo remunerado de tiempo completo al mismo tiempo que estudian una carrera universitaria.

Es una alternativa para aquellos alumnos que ya están decididos en qué estudiar, tienen un buen desempeño académico y están interesados en el aprendizaje aplicado, más que el aula tradicional.

La investigación de Kaplan reveló que no hubo diferencia entre raza o nivel socioeconómico y el interés por el programa. Ellos explican que puede ser debido a que esta alternativa parece ser menos riesgosa que gastar grandes cantidades de dinero (y tiempo) en una carrera universitaria justo después de la preparatoria y sin seguridad que esto los lleve a un trabajo bien remunerado.  

¿Cuál es la diferencia entre “Go Pro Early” y las prácticas profesionales? La alternativa “Go Pro Early” tiene la misma duración que la universidad, que puede ser de dos hasta cuatro años, ofreciendo al alumno más tiempo de experiencia laboral.

Para aplicar a este programa, los estudiantes pueden postularse por su cuenta o ser identificados en las escuelas para pasar evaluaciones en línea que prueben su talento. Después de las pruebas, los seleccionados serán reclutados para puestos laborales en áreas como tecnología, ingeniería, salud, finanzas, ventas y administración. Por otro lado, las universidades ofrecerían cursos en línea y en campus (donde se encuentra el empleador), ofreciendo flexibilidad para apoyar al alumno trabajador.

Por su parte, nueve de cada diez padres creen que se puede aprender de un trabajo y que este es importante para el crecimiento personal. Aseguraron que estar bien posicionado y tener una vida laboral exitosa son factores importantes al considerar mandar a sus hijos a la universidad. Aún así, el 57 % de los encuestados creen que los altos costos de la educación superior no justifican el valor de una educación universitaria, y el 54 % aseguraron que se les dificulta encontrar una manera alternativa de para que sus hijos obtengan acreditaciones. Es gracias al auge de la credencialización alternativa, que programas como “Go Pro Early” están surgiendo.

Además, el aprendizaje en línea se está convirtiendo en una parte integral de la experiencia escolar. Casi la mitad de los padres entrevistados dicen que sus hijos han tenido una experiencia positiva con la educación en línea, por lo que trabajar y llevar clases en línea no les suena tan disruptivo.

Por años, el camino para obtener un buen trabajo ha sido el mismo: preparatoria —> universidad —-> trabajo bien remunerado. Pero tal vez es momento de buscar nuevas alternativas. Además, muchas veces los empleadores piden experiencia que muchos recién egresados no tienen. Un modelo como este podría ayudar a cerrar esa brecha de habilidades que experimentan los graduados al obtener su primer trabajo. Además de que puede dar a los alumnos la oportunidad de “probar” el área laboral en la que desean trabajar, antes de comprometerse a estudiar un grado universitario.