¿Las vacaciones de verano significan pérdida de aprendizaje?

bigstock-School-kids-running-in-element-209419693.jpg

De acuerdo con el investigador Paul T. von Hippel, el estudio principal sobre la pérdida de aprendizaje en verano no refleja realmente los resultados.

Imagen: Bigstock

Se acercan las vacaciones de verano, muchos niños están ansiosos por disfrutar de su tiempo libre lejos de las clases, los libros y las tareas, pero durante muchos años los investigadores temen que este periodo también signifique perder parte del conocimiento que acaban de aprender.

La Asociación Nacional de Aprendizaje de Verano de los Estados Unidos dice que “la pérdida de aprendizaje durante el verano en la escuela primaria representa dos tercios de la brecha en el rendimiento en la lectura entre niños de bajos ingresos y sus compañeros de ingresos medios”, dejando claro que, ya que al tiempo que están disfrutando un tiempo de descanso están olvidando lo que aprendieron.

Pero, ¿es esta afirmación realmente confiable? Paul T. von Hippel, investigador y profesor asociado de la Escuela de Asuntos Públicos Lyndon B. Johnson, en la Universidad de Texas en Austin, no lo cree así.

El investigador dice que sus colegas y él intentaron replicar los estudios sin mucho éxito. Comenzaron a abordar el "Estudio del inicio de la escuela", realizado en 1982 con 838 alumnos de primer grado de la Escuela Pública de la ciudad de Baltimore. En esta investigación, los niños fueron evaluados en otoño y primavera para que los investigadores determinaran su conocimiento.

Este estudio encontró que la brecha de conocimiento se triplicó con creces durante el verano, pero no creció durante el año escolar, que es de donde provienen las dos terceras partes de la pérdida de aprendizaje.

Pero este estudio se realizó en los años 80, ¿hay información más reciente? Sí y no…

El problema que el profesor von Hippel descubrió fue que la forma en que se evalúan y miden actualmente los resultados de aprendizaje ha cambiado drásticamente desde que la investigación del "Estudio del inicio de la escuela" se llevó a cabo hace más de tres décadas. Para empezar, muchas personas toman pruebas estandarizadas, que se supone que muestran habilidades de los niños de manera neutral, pero "algunas calificaciones podrían dar un reflejo engañoso, como un espejo de la casa de espejos", dice von Hippel.

El profesor descubrió que el problema estaba en las preguntas, muchas de ellas eran tan difíciles que los niños no podían responder, lo que daba como resultado una brecha de aprendizaje más grande y un efecto espejo distorsionado. Hoy en día, los métodos de puntuación se centran en comparar el desempeño de los niños en un nivel de dificultad controlado, haciendo preguntas difíciles a los niños después de responder correctamente. Esto dio lugar a que no solo la brecha no creciera, sino que también se redujera.

Un aspecto positivo que descubrió Paul T. von Hippel fue que el verano puede ser un gran momento para que los niños se recuperen académicamente, además de que este fue el único resultado que fue consistente en todos los estudios. De acuerdo con von Hippel “casi todos los niños, sin importar su ventaja, aprenden mucho más lentamente durante las vacaciones de verano que durante los años escolares. Eso significa que cada verano ofrece a los niños una oportunidad de ponerse al día". Especialmente si la brecha no se expande durante ese período.

¿Asignas a tus alumnos actividades para realizar durante el verano? ¿Al regreso, después del verano, notas que tus alumnos han tenido pérdida de aprendizaje? Comparte tu experiencia y opinión sobre este tema en la sección de comentarios.