El desafío de innovar en la EGADE

Foto: José Escamilla, director de TecLabs del Tecnológico de Monterrey.

Foto: José Escamilla, director de TecLabs del Tecnológico de Monterrey.

Especial CIIE 2018

Como escuela de negocios, la Escuela de Graduados en Administración y Dirección de Empresas parecía tener todo para no cambiar: programas consolidados, con prestigio internacional y liderazgo.

Sin embargo, este año lanzaron su nueva apuesta educativa el Master en Business Management (MBM), un nuevo programa que busca responder a la aparición de nuevos modelos de negocios disruptivos y a ayudar a despegar las carreras de los jóvenes.

La historia detrás de la aparición de este programa es la historia de un proceso de innovación y una filosofía que se resume en una frase: “cambiar o morir”.

“Las escuelas de negocios y las universidades probablemente hemos cambiado mucho menos que la industrias y los mercados. Estamos en cierta deuda”, dijo Ignacio de la Vega, decano de la EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey. “Cambiamos para tomar el riesgo”, agregó.

Durante el panel del MBM de la EGADE, que se presentó este martes durante el 5o Congreso Internacional de Innovación Educativa, De la Vega señaló que el nuevo proyecto es único en su estilo pues contempla la integración de un programa en el que se refuerzan las prácticas y la adquisición de habilidades blandas.

“Diseñamos una serie de metodologías, algunas inmersivas como bootcamps, proyectos reales en empresas reales”, apuntó. El desafío inicial fue hacer un programa tan innovador que ni las autoridades educativas ni las acreditadoras del mercado, ni la normativa interna del Tecnológico de Monterrey pudieran acreditarlo, explicó De la Vega.

“Los primeros comentarios fue va a ser muy difícil”, contó el decano de la EGADE. El diseño del programa involucró a distintos actores como a las empresas, a los docentes, a un equipo de innovación.

Se entrenaron a 20 profesores en áreas que hasta ahora no participaban, se atrajo a 10 compañías para que fueran las socias y en septiembre de este año arrancaron con una veintena de alumnos. La primera generación.  


Nuevos retos 

En el futuro uno de los retos de los másters será establecer mejores criterios de admisión e incluso borrar la línea entre educación continua y educación de grado, señalaron académicos del Tecnológico de Monterrey.

José Escamilla, director de TecLabs del Tecnológico de Monterrey, dijo que en el futuro los programas podrán tener un diseño para que puedan haber más permeabilidad entre educación continua y de grado.

“Lo que esperaría es que más gente estuviera siendo atraída en un nuevo embudo de captación en donde entras en educación continua pruebas alguna cosa, te das cuenta que te gusta y decides continuar y transfieres esos créditos a un programa de grado”, apuntó.

Durante el panel MBM de la EGADE, realizado este martes en la Arena Borregos del Campus Monterrey, los especialistas aprovecharon para reflexionar sobre los retos que presenta la innovación en programas de posgrado.

Laura Zapata, decana asociada de EGADE, visualizó que en el futuro los programas académicos pudieran construirse como rompecabezas, a gusto y necesidad de los estudiantes, a través de distintas plataformas. Diseñar programas transdisciplinares en el posgrado que involucren a distintas escuelas será otro de los desafíos de la educación en el futuro.

Beatriz Palacios, Directora de Innovación Educativa del Tecnológico de Monterrey, señaló que el gran reto de los nuevos posgrados es aprender a no perder el foco: asegurar el aprendizaje final de los alumnos. “El gran reto no es cómo hacemos que el proceso sea diferente para el alumno. Lo más importante es cómo lo hacemos efectivo”, dijo la especialista.

Joaquín Guerra, Vicerrector Académico y de Innovación Educativa del Tecnológico de Monterrey, señaló hizo una diferencia entre el posgrado científico y el posgrado profesionalizante. “El posgrado profesionalizante es una oportunidad muy rica de innovar, de cambiar, de romper los moldes”, apuntó.