Pablo Boullosa: “La curiosidad es como un resorte que te empuja a conocer más”

Los griegos decían que la memoria es la madre de las musas (...) Yo creo que un estudiante está en la época de alimentar enormemente a esa memoria y debe hacerlo con todas las musas posibles
— Pablo Boullosa.

Pablo Boullosa, escritor, educador y periodista, conversa con el Observatorio sobre la fuerza de la curiosidad en la educación y la importancia de la claridad en la expresión.

Observatorio (O): ¿Cuál es la importancia de la curiosidad en la educación?

Boullosa (B): La curiosidad es como un resorte que te empuja a conocer más cosas, a ver más allá, más lejos, a no conformarte. Por eso, la curiosidad fue también tan perseguida como un vicio y por eso la curiosidad desespera tanto a los papás. Pero es muy natural, es un deseo natural de conocer y ese deseo natural es algo que no podemos perder, no debemos perder nunca. No importa cuánto sepa un maestro o un especialista en su tema, en su materia, siempre hay cosas nuevas. Todo está prosperando, todo está modificándose. Siempre hay más profundidad en la cual uno puede ir a buscar. Esas fronteras son muy atractivas, nosotros las impulsamos.

Mi maestro Kieran Egan, tiene un programa que se ha implementado en muchas partes de Canadá, en Estados Unidos, en Europa, en Japón, en Chile, y que acaba de empezar a usar en una escuela en la Ciudad de México. Es un programa de educación a fondo y lo que está detrás de la idea de la educación a fondo de Kieran Egan es: la idea de que la curiosidad es muy importante y es un valor que debemos aprovechar e impulsar la educación.

Una sociedad sólo puede encontrar estabilidad cuando, de alguna forma, controla sus fuerzas más disruptivas como la curiosidad o como el amor, que son potencialmente tremendas. Te pongo un ejemplo: aún en las democracias más liberales las negociaciones políticas de alto nivel suelen hacerse sin que nadie las vea. Nos da curiosidad saber de qué trata esa junta de la primera ministra británica con su ministro de comercio, pero se hacen se hacen sin que nadie vea. ¿Por qué? Porque es una forma de controlar, de darle estabilidad a un proceso. Hay partes donde está bien la curiosidad, pero tal vez haya que limitar sus alcances. Es una forma de darle control a una sociedad.

El amor es otra fuerza enormemente disruptiva, el amor y la sexualidad. ¿Y que hemos inventado? el matrimonio, el matrimonio institucionalizado que nos da estabilidad. Una sociedad para estar viva necesita de esos impulsos renovadores, disruptivos, pero también necesita de impulsos de estabilidad si no acabaríamos en el caos.

O: ¿A qué crees que se deba la indiferencia que muchos estudiantes sienten hacia las artes, la literatura y la filosofía?

B: ¿Qué historias se cuentan acerca, por ejemplo, de la filosofía o de la poesía socialmente? ¿Qué es lo que se entiende en las casas, en los hogares de México, y en muchas otras partes? Que la filosofía es algo inútil. No sé, nadie conoce a un filósofo exitoso en México. ¿La poesía? Si no viene acompañada de música, ¿qué es eso?, ya no existe o no sirve para nada. Los poetas están muertos de hambre, son drogadictos, son mariguanos. Son las historias que contamos sobre estas cosas pues, no es de extrañarnos que los sentimientos que tenemos hacia estas cosas que mencionas sean sentimientos de indiferencia o sentimiento llanamente negativos. Entonces, ¿qué es lo que tenemos que recontar? Cómo son estas cosas. Tenemos que recontar para qué sirve la inutilidad de la poesía que, efectivamente, no sirve para levantar casas ni para hacer dinero, pero tiene una función humana importante. Hay que contarla bien si no pues va a seguir siendo despreciada. Entonces tiene que ver con el sentido que le damos a esas materias y el sentido tiene siempre que ver, insisto, con una narración.

O: ¿De qué manera puede el idioma español mejorar la educación en América Latina?

B: ¿Cómo podemos juzgar cómo piensa otra persona? Solamente por su expresión. No nos podemos meter a la cabeza de los otros y ver si son listos o son tontos, sólo podemos juzgar por cómo se expresa ese pensamiento. Y cuando no se expresa de una forma clara, o cuando se expresa de una forma confusa, oscura, difusa entonces es que asumimos que esas personas no tienen pensamientos claros. Es lo más natural, yo lo asumo también. Es más, cuando yo no entiendo bien algo empiezo a ser más confuso en mi expresión, a todos nos pasa. Cuando no entiendes muy bien algo tratas de irlo entendiendo mientras vas hablando y vas persiguiendo el significado, el sentido.

Por expresión correcta, vamos a ser claros, yo no entiendo ni usar palabras rimbombantes ni tener buena ortografía. La redacción es muchísimo más importante, la sintaxis es muchísimo más importante que la ortografía. ¿Por qué? Porque oralmente si te expresas con claridad se entiende con claridad. Yo no voy a juzgar si lo que me dijiste ahora me lo pones por escrito y a ver si escribiste “bola” con b grande o con v chica. Te escucho y me doy cuenta si entiendo tu idea. Me doy cuenta que es clara y que lo puedo entender. Y además es una cortesía que se tiene con los demás y para dar clases es absolutamente importante.

Digamos en el proceso de enseñanza aprendizaje si el maestro no explica bien, ¿cómo vas a pretender que se entienda bien?, que lo entiendan bien, que entiendan lo que quiso decir, pero no dijo. Sólo podemos entender lo que realmente dijo un maestro. Entonces eso es súper importante, la claridad al leer y escribir.

Ese tema siempre me lleva a lo que he leído y que está publicado en muchísimas fuentes que es cómo trabaja Amazon, una gran empresa de tecnología. Y en las juntas de consejo de Amazon, a pesar de que Amazon tiene vende lectores electrónicos como el Kindle y toda la bola, las juntas siempre son iguales. Antes de la junta un ejecutivo tiene que tener una propuesta, la junta es para algo. Se le encarga a un ejecutivo que escriba su propuesta, y la tiene que escribir con claridad. No va a presentarla en un PowerPoint con bullets, va a escribirla y se dedica en los primeros diez o quince minutos de una junta a leer la propuesta de ese ejecutivo. Si el ejecutivo escribe su propuesta se lee, se lee en papel. No, no se lee en iPad, se lee en papel. Porque Jeff Bezos sabe perfectamente que la comprensión es más cuando se tiene un papel y una pluma y uno puede tachar y apuntar ahí mismo en el papel. Se escribe en papel y un ejecutivo tiene que expresarlo en papel. Ahí es cuando Jeff Bezos se da cuenta si se piensa bien o mal, en su expresión. Si el cuate no redacta bien, no se expresa bien es que no piensa bien. Perdón, así es y así es en las grandes empresas de tecnología. En Intel ocurre lo mismo. Y después ya, si está bien expresado, se discute con base a eso que se ha escrito.

La tarea esencial de un buen ejecutivo es escribir bien, expresar bien sus ideas, con claridad, comprensibles, que todo el mundo lo entienda, a que el tiempo sea económico, que no sea un desperdicio leer páginas y páginas intentando saber qué nos está diciendo este cuate. Ortega y Gasset decía que él aspiraba a la claridad, a la claridad en la transmisión de sus pensamientos y eso es muy importante. Esa es la única forma en la que un Consejo puede funcionar, en las que un ejecutivo puede transmitir bien instrucciones a sus subordinados o en la que un jefe puede compartir esas instrucciones o elevar peticiones o plantear problemas.

O: ¿Podrías mencionar tres libros que todo profesor debería leer?

B. Para nosotros, los profesores que hablamos español, yo creo que todo profesor tiene la obligación de leer no sólo un libro sino varios libros de José Antonio Marina. José Antonio Marina es el filósofo de la educación más importante del mundo hispano, de calle. Hay que leer libros como: “La inteligencia fracasada”, como “La teoría de la inteligencia creativa” y, sobre todo, su colección “Biblioteca de padres” que es donde está más resumido y compactado lo que dice, son como siete volúmenes. Hay que leer “La magia de leer”, hay que leer “La magia de escribir”, “El misterio de la voluntad perdida”. Yo creo que, no te voy a responder un libro, pero si ya respondí un autor que todos los profesores en lengua española tenemos que leer.

Marina no sólo es un pensador original, es también una gran síntesis del pensamiento educativo contemporáneo y de siglos pasados; nadie ha leído, creo yo, más libros sobre educación, nadie nos los ha transmitido en una síntesis más completa, más sensata.

O: ¿Qué libro recomiendas leer a los estudiantes universitarios?

B:  Bueno, yo creo que todo estudiante universitario debe leer muchos libros. No, tampoco me atrevo a decir un libro, sino muchos libros y, además, debe obligarse leer géneros diferentes. Hay estudiantes a los que les gusta, no sé, la novela histórica, se clavan en novela histórica. Estudiantes a los que les gusta Bukowski, se clavan en Bukowski. Yo creo que es importante leer libros de distintos géneros, de distintas épocas, de distintos autores, libros que escritores escriban en español, libros que han sido traducidos al español, porque todos enriquecen la vida de un estudiante. Y un estudiante de forma muy esquemática porque, en realidad, todos seguimos siendo estudiantes en ese sentido toda la vida.

Un estudiante está en la época de su vida en la que debe alimentar su espíritu con muchísimas cosas, es lo que le va a servir más adelante para destacar y para formar una buena vida. Los griegos decían que la memoria es la madre de las musas e hija del rayo, por cierto. Yo creo que un estudiante está en la época de alimentar enormemente a esa memoria y debe hacerlo con todas las musas posibles. Debe tener buenas experiencias.

La literatura siempre es una experiencia vicaria, los libros lo que nos produce nos ofrecen su experiencia vicaria. Yo no estuve ahí, pero el autor o lo imaginó o estuvo ahí o me lo transmite o lo vivió o lo he experimentado de alguna forma y yo puedo adquirir esa experiencia a pesar de que mi vida esté constreñida a una casa, una escuela o una ciudad. Puedo adquirir experiencias increíbles de cualquier otro país. Puedo entrar en contacto con las mejores mentes de todos los tiempos de todas las lenguas. Y es la edad ideal para alimentarse con muchísimas cosas. No sabes de qué forma te puede servir un libro importante a los 18 años que no tiene nada que ver con tu profesión, nada que ver con nada útil o práctico en ese momento y resulta que 20 o 30 años más tarde ese libro te resulta muy importante. Ese libro te abre una ventana, ese libro te ayuda a explicar algo, a saber algo con mayor profundidad, a comprender mejor lo que te está ocurriendo 30 o 40 años más tarde. Pasa. Es un momento, como toda la educación, para invertir en tu futuro y los libros son parte de esa inversión para tu futuro.