Marina Gorbis: "Pensar en el futuro es una habilidad crítica para el hoy y el mañana"

Foto: Tec de Monterrey.

Foto: Tec de Monterrey.

Especial CIIE 2018

Por Asael Villanueva

Marina Gorbis, directora del Instituto para el Futuro (IFTF) dio a conocer cinco reglas del pensamiento futurista durante su conferencia en el quinto Congreso Internacional de Innovación Educativa del Tec de Monterrey.

1. Nadie puede predecir el futuro

Marina Gorbis afirma que hay personas y organizaciones que pueden predecir algunos eventos aislados, como el valor de los mercados, sin embargo, es imposible predecir el futuro a gran escala. Para Gorbis pensar en el futuro se trata de estar listo para el mismo. Ese es el trabajo de un futurista. “Cuando pensamos en los negocios que se han desarrollado hoy en día, alguien tuvo una idea, alguien previó eso”, comentó.

Además, la directora del IFTF afirmó que pensar en el futuro ocasiona que desarrollemos cosas en el presente, así como la ciencia ficción se ha convertido en realidad en múltiples ocasiones.

2. Enfócate en las señales

Nadie puede conocer a ciencia cierta el futuro y Marina afirma que en ocasiones nos basamos en la información que tenemos actualmente y buscamos señales del futuro en el presente. “Muchas de estas señales están en las orillas u ocultas, una señal pudiera ser una nueva tecnología o una historia”, aseveró.

Los futuristas tienen la capacidad de detectar estas señales y observarlas para acercarse a una predicción del futuro. Un ejemplo de estas señales es el caso de e-Bay, que desarrolló un sistema de calificación para los usuarios que vendían sus productos, así generaban una reputación y sabían si los vendedores eran confiables o no. El futuro de este tipo de modelos (que ahora es nuestro presente), desembocó en aplicaciones como Uber y LinkedIn, que cuentan con sistemas de reputación similares.

3. Mira hacia atrás para ver hacia adelante

“Es muy importante entender la historia. Hay patrones en la historia que se repiten en el tiempo y necesitamos entender esas similitudes”, afirmó.

Además, Gorbis mencionó algunos aspectos históricos como la invención de la imprenta, que fue utilizada en algún momento de la historia para fines publicitarios, por lo que tuvo que ser estudiada para entender el poder que tenían quienes la estaban utilizando.

Actualmente sucede algo similar con los medios de comunicación en la era del Internet y las redes sociales, que ha llevado información a muchos rincones del mundo, pero también ha ocasionado la proliferación de noticias falsas.

4. Descubre patrones

“Otra razón por la que queremos ver el futuro es para entender cómo funcionan estos patrones”, afirmó Marina. El marco de referencias de dos curvas es uno de estos patrones mencionados por la conferencista, el cual representa la manera en que la sociedad vive.

Su representación son dos flechas perpendiculares, una encima de la otra que se cruzan mientras una baja y la otra sube, representando al estilo de vida que vivimos, el cual va decreciendo. “Es una nueva manera de hacer las cosas y en sus tempranas etapas solo vemos señales”, mencionó Marina.

Del lado izquierdo se encuentra la producción institucional que es un estilo de vida ya establecido por los gobiernos, las escuelas, universidades y la sociedad en general y del lado derecho una construcción social. Wikipedia, según Gorbis, es un ejemplo de una creación estructurada socialmente, ya que es construida por la sociedad y consumida por la misma.

5. Crea una comunidad

El trabajo del futurista es un esfuerzo colectivo, afirmó Gorbis. “Cuando pensamos en el futuro lo que es muy importante es unir múltiples puntos de vista y perspectivas para tocar el mismo punto o tema”, señaló.

Además, para el futuro de la educación es importante unir a personas que entienden de tecnología y entiendan de educación, de economía y personas que estén haciendo cosas de manera distinta.

“Pensar en el futuro es una habilidad necesaria y crítica el día de hoy, lo deben practicar los alumnos y nosotros debemos aprenderlo”, dijo la futuróloga. “Todos somos inmigrantes del futuro, nadie es nativo y tenemos que tener la mente abierta a nuevas maneras de hacer las cosas”.

La directora del IFTF presentó un proyecto llamado The Ledger, un sistema de seguimiento del conocimiento a través de tecnología blockchain, el cual aún no existe, pero representa una posible realidad para el futuro de la educación.

Este sistema pretende agrupar todo el conocimiento en unidades llamadas edublocks, que representan una hora de aprendizaje en cualquier tema, sea académico o de alguna habilidad o trabajo.

Los edublocks pueden se obtenidos desde un tutor, una universidad, un trabajo, una app o un centro comunitario. Estos son mostrados en los perfiles sociales de los usuarios demostrando sus habilidades y el tiempo que han pasado en actividades artísticas, de resolución de problemas o comunicación, entre otras. Así los empleadores pueden ofrecer empleos que empaten con las habilidades específicas de cada persona.

Además, el Ledger arrojará datos que pueden utilizarse para ofrecer retroalimentación específica en temas específicos. Incluso los usuarios podrían ofrecer un porcentaje de sus edublocks a inversores en su educación, a cambio de cursos gratuitos, similar a una beca. Esta tecnología estaría basada en el blockchain, la misma que utilizan algunas criptomonedas como el bitcoin.