¿Por qué tantos Millenials y Gen Z están saltando de trabajo en trabajo?

millennials.jpg

¿Es cierto que la generación Millennial y Z no creen en la estabilidad laboral?, ¿qué está provocando que esta práctica sea cada vez más común? Diversos estudios de Recursos Humanos están tratado de responder estas preguntas, aquí te contamos qué han encontrado.

Foto: ITU/Rowan Farrell.

Fue agente de bienes raíces, coordinador de bodas, empleado de un parque temático, instructor de surf, agricultor, bartender y más. En 2005, después de graduarse como economista en Estados Unidos, Daniel Seddiqui tuvo 50 trabajos distintos en 50 semanas (sí, un trabajo por semana). Su caso fue extremo, pero cambiar de trabajo –o hasta de profesión– en un periodo corto de tiempo, cada vez es más común. 

En inglés, esto se conoce como job hopping. Pero, ¿qué es exactamente? 

“Es la práctica de cambiar de trabajo con frecuencia, particularmente como un medio de rápido beneficio financiero, avance profesional o simplemente pasión por cambiar”, explica Niki Philip en el estudio Job-Hopping: Does it benefit or detriment careers? (2017). Agrega que existen dos tipos de saltos de trabajo. El primero tiene que ver con el deseo de nuevas experiencias y el segundo se relaciona con una cultura de rotación, es decir, cambiar de trabajo solo porque otros están haciendo lo mismo.

Las nuevas generaciones están borrando el tabú sobre cambiar muy rápido de trabajo

Hace unas décadas, según la creencia popular, dejar un puesto en menos de un año afectaba las oportunidades laborales. En la actualidad, este estigma está desapareciendo.

Los trabajadores de generaciones jóvenes cada vez ven más recompensas en cambiar de trabajo, según una encuesta de Robert Half, una firma estadounidense de consultoría de Recursos Humanos. De acuerdo a sus resultados, 75% de los encuestados, de entre 18 y 34 años, cree que cambiar de trabajo en poco tiempo puede traer beneficios. En comparación, 59% de los encuestados entre 35 y 54, cree lo mismo y solo piensan así, 51% de los que tienen 55 años o más.

Otra encuesta, realizada por LinkedIn en 2018, encontró que la generación con mayor movilidad laboral es la Z. En sus resultados, más del 40% de los encuestados estaban interesados en hacer un cambio de giro en sus carreras: ya sea a una industria diferente o a un puesto laboral distinto. Su conclusión fue que el comportamiento es común, pero la generación más interesada en moverse es la Z.

“Es tres veces más probable que alguien de la generación Z quiera cambiar de trabajo”, explica el reporte. “El 20% [de los encuestados de esa generación] ha tenido en promedio 4 ó más trabajos en el corto periodo de tiempo que han estado en la industria; en comparación, los Baby Boomers han tenido solo 2 trabajos en los últimos 10 años”.

¿Por qué las nuevas generaciones están saltado de trabajo en trabajo?

Las nuevas generaciones se están moviendo de forma más constante de trabajos y, con esto, rompiendo el estigma alrededor de la movilidad laboral. Pero, ¿qué lo está provocando? 

Los motivos varían. Un reporte en Reino Unido, Job hopping in the workplace (2017), encontró que las razones principales para hacerlo se relacionan con que no hay espacio para crecer o ya se aprendió todo lo posible del puesto, también influyen la distancia casa-trabajo, cambios de campos profesionales y la oferta de un mejor salario.

Además, se observó que las razones que se consideran aceptables para cambiar de trabajo en menos de un año son: la aparición de una mejor oportunidad laboral, el cambio de las circunstancias personales, el hecho de que el trabajo no sea el adecuado, la creciente popularidad de el trabajo freelance y la posibilidad de obtener mayor experiencia.

Cambiar de trabajo constantemente no siempre es negativo…

Si bien cada vez se vuelve más común la práctica de cambiar de trabajo en periodos cortos de tiempo, el miedo a que esta práctica sea mal percibida en el CV todavía persiste. Según el reporte de Robert Half, este miedo todavía es la principal razón para no moverse. 

Pero cambiar de trabajo rápido no siempre es negativo. Diversos expertos coinciden en que esto saltos, cuando se hacen por razones bien analizadas, incluso puede servir desarrollar habilidades profesionales importantes.

“Actualmente no es tan negativo, como lo era antes, cambiar de trabajo por nuevas oportunidades laborales”, explica John O’Neill, el decano adjunto de educación profesional para la Universidad de Stanford, en una entrevista para The New York Times. “Se espera que las personas se muevan a nuevas oportunidades, especialmente al inicio de sus carreras”.

La opinión es compartida. El reporte de Reino Unido, por ejemplo, aconseja que las empresas no descarten candidatos por cambios constantes de trabajo. 

“Un saltador de trabajos (o job hopper) puede mostrar ambición, valentía y ganas de querer aprender constantemente acerca de sí mismos y la industria en la que trabajan”, se explica. “También es probable que tengan una amplia gama de habilidades que podrían ser beneficiosas para el negocio”.

 

Fuentes: