La mayoría de egresados universitarios no le encuentran sentido a su empleo, afirma Gallup

Empleado triste en el trabajo

Un estudio revela que más de la mitad de los graduados universitarios no encuentran el propósito en las labores que ejecutan en sus empleos. Existe una desconexión entre los deseos de los profesionales y los objetivos de los empleadores.

Imagen: Bigstock.

La institución educativa estadounidense Bates College y la consultora Gallup, realizaron un estudio para evaluar el grado en que los egresados universitarios buscan un propósito en su trabajo. Se descubrió que más de la mitad no encuentra el sentido o significado de las labores que ejecutan en sus empleos, situación que genera un alejamiento entre los deseos de los profesionales y los objetivos de los empleadores.

El reporte Forging Pathways to Purposeful Work: The Role of Higher Education, hace hincapié en que para los universitarios ya no es suficiente o incluso posible, tener una carrera estable y definida a través de la vida laboral. Al contrario, se estima que un profesionista promedio puede tener más de 11 empleos distintos antes de los 50 años. En el caso de las nuevas generaciones, se tendrán que preparar para empleos que aún no existen.

En este turbulento entorno, las trayectorias profesionales dependerán de la capacidad de los profesionistas de mantener trabajos diferentes durante toda la vida. Por lo tanto, las universidades deberán ayudar a los estudiantes a desarrollar habilidades cognitivas e interpersonales, además de una mentalidad de autodeterminación y adaptabilidad.

Estudio exhibe una brecha de significado

Esta investigación se apoyó de una encuesta a 2208 graduados universitarios, 637 empleadores y 1037 padres de familia, además de diversos focus groups, para examinar el rol del propósito o significado en la vida laboral de los egresados de licenciatura. El 80 % de la muestra señaló que es esencial tener sentido del propósito en el trabajo, sin embargo, menos de la mitad expresa encontrar algún significado en su empleo.

La mayoría los egresados que afirman estar satisfechos en su actividad laboral lo asocian con alguna de las siguientes cuatro experiencias académicas:

  • Aplicaron a una pasantía

  • Tuvieron un mentor o alguien que los animaba en su vida académica

  • Sabían de antemano cuáles eran sus expectativas laborales al finalizar la universidad

  • Participaron en actividades o programas de apoyo a la inclusión en el ámbito del trabajo

Con esta información, las universidades pueden aumentar la exposición de los estudiantes a las experiencias laborales, desarrollar en ellos habilidades de reflexión y alentarlos a explorar y perseguir sus sueños. Asimismo, proporcionar expectativas realistas a los estudiantes antes de ingresar a la fuerza laboral.

El valor del propósito en el trabajo

El propósito en el entorno laboral es valorado por los empleadores ya que reconocen un desempeño superior en sus trabajadores alineados a la misión y los resultados de su organización.

Al respecto, el estudio sugiere que los graduados con un alto propósito en el trabajo son generalmente más contemplativos al pensar en sus labores. De la misma forma, estos empleados tienen aproximadamente tres veces más probabilidades de alinear su trabajo con sus intereses, valores y fortalezas.

Los empleadores entrevistados otorgaron un alto valor a las habilidades en humanidades de los graduados y aseguran que los elementos que comparten el propósito de sus compañías cuentan con habilidades de pensamiento crítico, comunicación efectiva, colaboración y trabajo en equipo, además de curiosidad e interés en el trabajo.

El reto universitario

Los investigadores del estudio señalan que las universidades deben ayudar a los estudiantes a desarrollar el conocimiento del contenido y las habilidades cognitivas e interpersonales requeridas para el empleo, así como impulsar la mentalidad de autodeterminación y adaptabilidad.

Por otro lado, es inminente una mayor colaboración entre empleadores y universidades para cerrar la brecha de propósito que se genera en las primeras experiencias de los recién graduados.

Aunque estos resultados reflejan la realidad estadounidense, en Latinoamérica este sentido de ansiedad y falta de propósito en el trabajo parece también permear la fuerza laboral. De hecho, se podría asumir que dados los inestables entornos económicos y sociales resultaría más difícil para un egresado de la región de América Latina encontrar un trabajo que cumpla con sus expectativas y satisfaga el propósito con el que comenzó su viaje académico.