Marina Gorbis: “Las personas están redescubriendo el valor de las pequeñas interacciones y comunidades”

La economía de mercado busca el intercambio eficiente de los productos básicos y maximizar la producción, mientras que la economía social busca maximizar las interacciones sociales. El equilibrio entre las dos es realmente la clave
— Marina Gorbis

Marina Gorbis, directora del Institute for the Future (IFTF), charla con el Observatorio sobre los entornos de emprendimiento y la necesidad de buscar un equilibrio entre lo social y lo económico.

Lee la trascripción completa:

Observatorio (O): ¿Cuál es el entorno de emprendimiento en la actualidad?

Gorbis (G): Es una gran oportunidad de muchos para iniciar sus propias empresas, ya sean empresas comerciales o sociales. Los recursos están disponibles para reunir a las personas y realizar todo tipo de actividades que anteriormente nadie podía hacer, sólo las grandes organizaciones. Esto mismo se observa en diferentes dominios, así como también el crecimiento de grandes corporaciones convirtiéndose casi en monopolios u oligopolios.

A futuro podríamos ver dos tendencias opuestas sucediendo al mismo tiempo. Por un lado, el crecimiento de empresas grandes como Amazon y Google, pero también el florecimiento de empresas mucho más pequeñas.

O: ¿Cómo se desarrollan las nuevas interacciones sociales y comunitarias?

G: En sociedades donde no se tienen muchos recursos estas interacciones son una manera para que la gente sobreviva. Es una necesidad. Y, desafortunadamente, a medida que los países y las sociedades se vuelven más ricos, en lugar de participar en estos intercambios sociales, simplemente compran cosas sin importarles mucho las interacciones.

Creo que estamos en el punto en que las personas están redescubriendo el valor de estas pequeñas interacciones y comunidades. Entonces, podemos ver un crecimiento de los pequeños mercados de agricultores o espacios de coworking y otros medios para que las personas se puedan unir para realizar actividades sociales y no solo económicas.

O: ¿Cómo podemos enseñar a una nueva generación a confiar más en el intercambio de habilidades y servicios, y no sólo en el dinero?

G: Creo que las personas vienen al mundo de forma natural con ese tipo de habilidades. Además, en el jardín de niños aprendemos el valor de compartir ¿Qué les decimos a nuestros hijos? Si tienes algo compártelo con los demás, no lo acumules. Sin embargo, en un punto dado, los hemos incorporado a este mundo donde todo es una competencia.

En mi libro hablo sobre “El regalo”, escrito por Lewis Hyde, que tiene que ver con la importancia de preservar el equilibrio entre el mercado y las economías sociales. En una economía de mercado se trata de intercambiar productos básicos, maximizar la producción y el intercambio eficiente de productos básicos. En economías sociales se maximizan las interacciones sociales. El equilibrio es realmente la clave. Por ejemplo, si sales de vacaciones o alguien te invita a cenar y tú terminas pagando por esa cena, esta invitación cobra un significado completamente diferente.

En muchas áreas hemos perdido ese balance donde muchas de las cosas deberían de ser sociales, pero las hemos movido hacia productos básicos y creo que debemos recuperar ese equilibrio. Creo que los jóvenes así lo están entendiendo y también lo están buscando.

O: En un mundo en el cual la tecnología construye sistemas completamente sociales, ¿qué podemos hacer como líderes o educadores para equilibrar este choque futuro con las humanidades?

G: Creo que la razón por la que utilizamos las redes sociales a las que hoy pertenecemos se debe a que los modelos de negocios y las estructuras de gobierno se crearon en torno a los datos. De los datos básicamente tomamos algo. Se suponía que debía ser un bien común de las tecnologías. Así fue como se imaginó, para combinarse con los modelos de negocio y maximizar el beneficio, pero esto no se hace. Es un ejemplo perfecto de la economía social. Nuestra economía de mercado simplemente se está comiendo a la economía social.  

Están emergiendo modelos de negocio que utilizan diferentes modelos de privacidad y propiedad de los datos que facilitan diversos tipos de interacciones. Creo que la próxima generación de plataformas se construirá sobre un tipo diferente de gobierno y propiedad de los modelos de datos. Sería genial para los jóvenes comenzar a construir estos diferentes tipos de modelos.